Oscars 2012: ¿todo tiempo por pasado fue mejor?

Oscars 2012: ¿todo tiempo por pasado fue mejor?

por - Críticas
27 feb, 2012 11:33 | comentarios

Después de tantos meses de “campaña”, en la que uno hoy desearía jamás haber entrado (no necesariamente por los resultados, sino por el agotamiento que conlleva), terminan dándose los premios Oscar. Y, como sucede en los últimos tiempos, dejan una tremenda sensación de “déjà vu” (nunca más apropiado el uso del francés…) Al punto que […]

Después de tantos meses de “campaña”, en la que uno hoy desearía jamás haber entrado (no necesariamente por los resultados, sino por el agotamiento que conlleva), terminan dándose los premios Oscar. Y, como sucede en los últimos tiempos, dejan una tremenda sensación de “déjà vu” (nunca más apropiado el uso del francés…) Al punto que ponerse a analizar los resultados en relación a las predicciones tiene esa misma lógica.

Vayamos entonces, de manera puntual y específica, a algunas cosas que se destacaron ayer, en mi opinión:

-MEJOR PELICULA. La victoria de EL ARTISTA deja varias cosas en claro: el promedio de edad y la nostalgia de una buena cantidad de votantes al Oscar, el poder de Harvey Weinstein (el distribuidor del filme) para hacer que sus películas siempre ganen o estén en la pelea, y la falta de una película hollywoodense que convenciera a los votantes. Daba la sensación de que ellos se dividieron entre MEDIANOCHE EN PARIS, LOS DESCENDIENTES, LA INVENCION DE HUGO CABRET e HISTORIAS CRUZADAS, y “a río revuelto”, EL ARTISTA se quedó con el premio grande. O los premios grandes…

-MEJOR DIRECTOR. Acá voy a contradecirme: soy de los que creen que la mejor película debe obviamente ser hecha por el mejor director. Pero también es cierto que EL ARTISTA no deja muy en claro que clase de director es Hazanavicius: es sólo un ejercicio, más allá de lo que cada uno opine de ella. De vuelta, divididos los otros entre Allen, Payne y Scorsese, el francés picó en punta y se llevó el trofeo.

-MEJORES ACTORES. Meryl Streep gana por dos sencillos motivos: porque es Meryl Streep y porque Weinstein debe haber convencido a todos de que era “la última gran oportunidad de premiarla”, después de tantas nominaciones y derrotas. En otro sentido, todos creían que lo más políticamente correcto era votar a Viola Davis, que era una rival seria. Streep es una gran actriz y esta muy bien en su rol (siempre está bien en todo), pero la película no está a su altura. De los premios a EL ARTISTA, el de Dujardin es el que más entiendo: usa todo su charme y gracia para darle ángel y vida a la película. Yo prefería a Clooney, pero visto el “sweep” de premios de EL ARTISTA, se entiende la victoria de esta super estrella francesa. Lo de Christopher Plummer es irreprochable (él está muy bien, pero la película, BEGINNERS, no tanto) y lo de Octavia Spencer era previsible. A mí no me interesa mucho lo que hace en HISTORIAS CRUZADAS: juega demasiado cerca del cliché. Lo de Viola Davis en la misma película era mucho mejor.

-RUBROS TECNICOS. Hubo algunas sorpresas. HUGO se llevó más premios que los pensados (tal vez los votantes compensaron por ahí, como diciéndole a Scorsese “admiramos cómo está hecha tu película, pero no nos enamoramos de ella”) y el caso de LA CHICA CON EL DRAGON TATUADO ganando edición es raro. Generalmente lo gana el que gana Mejor Película: raro es que lo gane un filme que ni está nominado en esa categoría. De hecho, pregunto. ¿Tan bien editado está el filme de Fincher o sólo premiaron la secuencia de créditos? ¿O premio consuelo al siempre perdedor de David Fincher? Lo de fotografía es dudoso: lo de HUGO está bien, pero si había un premio para EL ARBOL DE LA VIDA lo merecía el mexicano Emmanuel Lubezki, que viene perdiendo encima hace años. Pero se ve que la película de Malick no les mueve un pelo a los Académicos… Al principio dio la impresión por los primeros premios que podía haber sorpresas en “los importantes”, pero no fue así. Y ni hablar de documentales: ganó uno de los menos conocidos. ¿Cómo? Lo distribuía Weinstein…

-LA CEREMONIA. Aburrida, sosa, monótona, con poca gracia y con Billy Crystal en el rol de “más vale malo conocido que bueno por conocer”. En cierto sentido, tuvo que ver con la película que se premió: la intención de volver a hacer algo “como se hacía antes”, ir a lo seguro. La Academia convertida en reservorio de “todo tiempo pasado fue mejor”, tema que fue central en la propuesta de la ceremonia, en los clips. Y si Dujardin, en la ficción de EL ARTISTA, le teme al sonoro, el Hollywood de “mediana edad” le teme al 3D, al digital, a la piratería, al futuro. Los premios y la ceremonia fueron miedosos, reaccionarios, temerosos. Lo único bueno de la ceremonia es que fue corta. Ya todo estaba terminado meses antes.

¿Qué opinan ustedes? ¿Están de acuerdo con los premios? ¿Les parecieron malos, inmerecidos?